Comunícate con nosotros
Comunícate con nosotros
Declaración de Renta Personas Naturales
Actualidad
6 factores que influyen en la salud de los empleados que todo empleador debe conocer

6 factores que influyen en la salud de los empleados que todo empleador debe conocer

  • Invertir en la salud y el bienestar de los empleados puede aumentar la productividad, reducir el absentismo y mejorar la atracción y retención de talentos.
  • Esto se traduce en miles de millones de dólares de beneficios económicos potenciales a escala mundial.
  • Aunque los empleadores desempeñan un papel crucial, es necesario un planteamiento múltiple para ir más allá de la asistencia sanitaria básica y crear unas condiciones de salud óptimas.

Imaginemos un mundo en el que las empresas invierten en la salud de sus empleados basándose en pruebas científicas. A cambio, obtienen múltiples beneficios de esas inversiones: sus empleados prosperan, sus actividades prosperan y las sociedades en las que operan prosperan. Cuando las empresas abordan la interconexión inherente entre el trabajo y la salud surge una oportunidad positiva.

 

El McKinsey Health Institute (MHI) ha identificado previamente 23 factores que influyen positivamente en la salud. El empleo puede influir mucho en algunos de ellos, como la interacción social y el sueño. En este artículo, nos centramos en seis factores de la salud en los que las empresas pueden influir y que harían bien en apoyar. Al mejorar la salud de sus empleados, las empresas podrían aportar billones de dólares a la economía mundial y tener un impacto positivo en la sociedad. Cuando empleadores y empleados colaboran para mejorar los factores modificables de la salud, todos salen beneficiados.

 

Factores modificables de la salud en el lugar de trabajo: ¿Qué dicen los estudios?


Se han identificado seis factores modificables de la salud en el lugar de trabajo -interacción social, mentalidad y creencias, actividad productiva, estrés, seguridad económica y sueño- a partir del creciente número de investigaciones que conectan los factores de la salud y el lugar de trabajo. Los investigadores están adquiriendo una mayor comprensión de cómo las empresas pueden abordar los factores modificables para crear un cambio a favor de la salud óptima de los empleados.


Teniendo en cuenta que una persona media pasa un tercio de su vida en el trabajo (más de 90 000 horas a lo largo de su vida), el empleo puede ser una pieza fundamental del rompecabezas a la hora de trabajar con el objetivo de mejorar la salud mundial. MHI analizó 26 factores del lugar de trabajo para comprender cómo influyen en una serie de indicadores relacionados con la salud y el trabajo en 30 países. Esa investigación demostró que existen diferencias importantes entre los factores del lugar de trabajo que conducen a una mala salud y los que conducen a una buena salud. Nuestro análisis reveló que la autoeficacia, la adaptabilidad y el sentimiento de pertenencia al trabajo de los empleados eran los principales factores predictivos de la buena salud, mientras que los comportamientos tóxicos en el lugar de trabajo, la ambigüedad de roles y el conflicto de roles en el trabajo eran los principales factores predictivos de la mala salud.

 

Anteriormente, investigadores del Centro de Investigación del Bienestar de la Universidad de Oxford analizaron datos de más de 15 millones de empleados sobre su bienestar y los factores subyacentes en el lugar de trabajo que lo impulsan. Los investigadores identificaron y probaron 11 factores, entre ellos la remuneración, la flexibilidad, el propósito, la inclusión, el logro, el apoyo, la confianza, la pertenencia, la gestión y el aprendizaje. Los tres factores principales de las empresas que obtuvieron las mejores puntuaciones en bienestar fueron la motivación (sensación de energía), la pertenencia y la confianza. Curiosamente, son diferentes de los principales factores que los empleados creen que les harán felices y les impulsarán al bienestar en el trabajo: la retribución y la flexibilidad.


En conjunto, toda la investigación nos llevó a identificar seis factores que influyen en la salud sobre los que las empresas pueden influir más fácilmente.

 

Las empresas pueden mejorar la salud de sus empleados a través de seis factores modificables


Nuestro análisis muestra que las empresas pueden introducir cambios significativos a través de seis factores modificables de la salud: interacción social, mentalidad y creencias, actividad productiva, estrés, seguridad económica y sueño.


Interacción social


Los efectos positivos de las interacciones sociales regulares sobre la salud han sido ampliamente documentados. Por ejemplo, un estudio que revisa las tasas de mortalidad ha documentado un aumento medio del 50% en la probabilidad de supervivencia si los participantes tienen relaciones sociales sólidas. Además, la integración social durante la infancia está relacionada con una presión arterial y un índice de masa corporal más bajos en la edad adulta.


Las interacciones sociales en el trabajo que experimentan los empleados influyen mucho en la salud y los resultados laborales. Sentirse conectado en el trabajo se asocia con una mayor innovación, compromiso y calidad del trabajo, y puede ser especialmente impactante para aquellos con redes sociales más pequeñas fuera del trabajo. Una investigación de MHI de 2023 muestra que enfrentarse a un comportamiento tóxico en el lugar de trabajo es un fuerte predictor de resultados negativos para la salud en el trabajo, como la soledad, la intención de abandonar el puesto y el agotamiento/ burnout.

 

El comportamiento tóxico en el lugar de trabajo es un factor crítico que hay que combatir. Si no se aborda, puede mitigar los beneficios de cualquier iniciativa de salud y bienestar que se emprenda. Entre los ejemplos de intervenciones para contrarrestar el comportamiento tóxico en el lugar de trabajo se incluyen el establecimiento de una política de tolerancia cero con dichos comportamientos y la creación de procesos de información anónima a través de los cuales los empleados puedan denunciarlos. Esto también normaliza la cultura de proporcionar información concreta y específica a los compañeros.

 

Por otra parte, experimentar seguridad psicológica en un equipo y contar con el apoyo de los compañeros y jefes predice resultados de salud positivos, incluida una mejor salud holística. En 2023, investigadores de la Sloan School of Management del MIT esbozaron iniciativas de salud social de eficacia probada para ayudar a los empleadores a generar seguridad psicológica en sus equipos. Entre ellas, figuraba entrenar a los jefes para que utilizaran reuniones individuales para aumentar la individualización de los empleados, preguntándoles qué era importante para ellos y dónde necesitaban apoyo. Otro uso de las reuniones era eliminar los bloqueos de los empleados, ayudándoles a establecer prioridades entre las tareas. Curiosamente, se ha demostrado que la individualización aumenta más la seguridad psicológica cuando ésta es relativamente baja, mientras que la eliminación de bloqueos es más eficaz cuando la seguridad psicológica es relativamente alta.

 

Mentalidad y creencias


Los estudios, incluido el análisis de MHI, han demostrado una conexión entre las mentalidades y creencias positivas y una mejor experiencia de salud. Esto incluye los efectos positivos de una mentalidad de crecimiento en la salud mental y los beneficios de la gratitud en la salud física. Las mentalidades y creencias positivas en el lugar de trabajo también influyen enormemente en una buena salud integral.


De hecho, una buena salud holística no se consigue evitando por completo los factores estresantes del lugar de trabajo. En cambio, puede mantenerse mediante la creación de experiencias positivas en el trabajo, como experimentar una alta autoeficacia, una alta adaptabilidad, un sentimiento de propósito y de pertenencia al trabajo. Por ejemplo, una persona puede ser capaz de tolerar el estrés de un plazo inminente en un gran proyecto si cree que cuenta con el apoyo de su equipo.


Los empleadores pueden fomentar el sentido de pertenencia a la empresa atrayendo a los empleados a través de una mensaje convincente y fomentando la conexión con la misión de la organización. Las empresas orientadas a un propósito que destacan en este aspecto crecen dos veces más rápido que sus competidoras y logran mejores indicadores de satisfacción de los empleados, retención de personal y confianza de los consumidores. Algunos de estos resultados pueden atribuirse a que los empleados están intrínsecamente motivados y son capaces de mantener un mayor bienestar a lo largo del tiempo, creando un bucle de rendimiento positivo. Además, la autoeficacia y la adaptabilidad de los empleados son capacidades que pueden cultivarse para conseguir una plantilla más resiliente y saludable.


Actividad productiva


La actividad productiva incluye actividades relacionadas y no relacionadas con el empleo. Algunos ejemplos son el voluntariado, el cuidado de otras personas, los pasatiempos, la religión, el activismo, la música y los viajes.


El empleo se ha relacionado con una mayor esperanza de vida. Según los estudios de MHI, uno de los factores que más contribuyen a la productividad en el trabajo es el sentido de autoeficacia de la persona, es decir, su creencia de que puede hacer frente a situaciones difíciles o cambiantes. La autoeficacia puede mejorarse mediante intervenciones, lo que sugiere que las empresas pueden centrarse en la autoeficacia para mejorar la productividad de los empleados.


Además, las empresas tienen la oportunidad de ayudar a las personas de sus comunidades a conectarse con actividades productivas y cargadas de significado, que favorezcan su salud y bienestar a largo plazo. Las actividades de ocio placenteras también se asocian a mejores medidas psicosociales y físicas que favorecen la buena salud y el bienestar, como una mayor satisfacción con la vida, mayor compromiso y menores tasas de depresión, presión arterial, cortisol y función física.

 

Estrés

 

Al hablar de los factores estresantes en el lugar de trabajo, es importante reconocer que el estrés en sí no es necesariamente malo, ya que es necesario para aprender, crecer y desarrollarse. Unos niveles óptimos de estrés pueden contribuir a mejorar el rendimiento. A partir de ese punto, los beneficios disminuyen hasta convertirse en un peor bienestar debido a las excesivas exigencias de un estrés elevado y a la falta de reposición de los recursos de energía. El papel de las empresas es garantizar que los empleados se sientan estimulados, desafiados y motivados -pero no abrumados- por las exigencias que experimentan en el lugar de trabajo.


Los niveles crónicamente elevados de estrés pueden aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares, neurodegenerativas y metabólicas. La tensión laboral y el desequilibrio esfuerzo-recompensa pueden predecir varios trastornos mentales comunes. Además, los estudios de MHI muestran que un aumento de las exigencias en el lugar de trabajo es el factor que más predice el agotamiento y los síntomas de estrés negativo en el trabajo.


Algunos empleos son muy demandados por su estructura. Por ejemplo, algunas organizaciones tienen patrones estacionales u otros patrones cíclicos en la demanda de trabajo. En estas situaciones, las intervenciones deben centrarse en establecer un tiempo de recuperación para que los empleados puedan recuperar su energía tras los periodos de alta demanda.

 

Seguridad económica


Las oportunidades económicas y la seguridad económica pueden influir en muchas facetas de la salud y la productividad. Por ejemplo, las personas con ingresos elevados tienen cinco veces más probabilidades que las personas con ingresos bajos de manifestar un buen estado de salud. Los empleados con dificultades económicas son más propensos que los demás a experimentar signos de mala salud mental que puedan afectar a su capacidad para funcionar en el trabajo. La falta de estabilidad laboral está relacionada con una mala salud mental, así como con un mal bienestar físico (por ejemplo, enfermedades cardiovasculares). Cualquier aumento a corto plazo del rendimiento de los empleados impulsado por la inseguridad laboral suele verse anulado por la carga adicional que supone para su salud física y mental.


Los estudios de MHI muestran que el factor que más contribuye a la sensación de inseguridad económica de los empleados es si reciben una remuneración suficiente para cubrir sus necesidades básicas. Aunque lo que se necesita para sentirse económicamente seguro es algo único para cada persona, las empresas pueden reducir la sensación de inseguridad económica garantizando que la remuneración cubra las necesidades básicas.

 

Sueño


Existe una estrecha relación entre las horas de sueño y la salud de los empleados y el rendimiento en el lugar de trabajo. El coste para las empresas cuando los empleados duermen poco o mal puede ser considerable.


Los empleados con insomnio no tratado cuestan a las empresas una media de 2280 dólares más al año que los empleados sin insomnio no tratado, debido al absentismo, el "presentismo", el bajo rendimiento y el aumento de los incidentes de accidentes y lesiones. Según una encuesta de 2023 de MHI, el 31% de los empleados de todo el mundo duermen de media menos de siete horas por noche. Aunque cada persona tiene sus propias necesidades, esta cifra está por debajo del número de horas recomendado para mantener una buena salud. Los investigadores han demostrado que una pérdida grave de sueño puede incluso provocar la muerte, ya que nuestro organismo lleva a cabo los procesos reparadores necesarios cuando dormimos.


La encuesta de MHI reveló que uno de los principales factores que contribuyen al número medio de horas de sueño de un empleado es el volumen de trabajo que se le exige. Además, uno de los principales factores que contribuyen a la satisfacción de un empleado con su sueño es su capacidad para adaptarse a cambios inesperados. Esto puede sugerir que los programas para empleados que buscan mejorar la adaptabilidad pueden, a su vez, mejorar la satisfacción de los empleados con su sueño.


Las empresas pueden también considerar otras intervenciones si sus empleados tienen dificultades para conciliar un sueño constante y de calidad. Por ejemplo, creando entornos de trabajo con abundante luz natural y acceso a alimentos saludables, limitando o impidiendo que los empleados estén conectados a Internet fuera del horario laboral, creando incentivos para los empleados que dan prioridad al sueño y animando y recompensando a los líderes que dan prioridad al sueño sobre el trabajo.


Muchas empresas ya están invirtiendo en la salud y el bienestar de sus empleados, pero les animamos a que reflexionen sobre dónde prestan apoyo actualmente y si les convendría cambiar los recursos o añadir más intervenciones. Por ejemplo, muchos programas de asistencia al empleado (PAE) ofrecen cobertura de intervenciones para factores como el estrés y la seguridad económica, pero menos para factores como las interacciones sociales en el trabajo. Además, aunque los PAE están ampliamente disponibles, los empleados tienden a subutilizarlos y se centran en un enfoque reactivo de la salud, en lugar de proactivo.


A la hora de replantearse una estrategia de salud y bienestar de los empleados en el lugar de trabajo, las ofertas actuales de PAE pueden ser puntos de partida útiles para la acción, pero es poco probable que sean la solución completa. También es improbable que, por sí solas, produzcan el retorno de la inversión que los empleadores esperan cada vez más. Reforzar la medición de los resultados de las intervenciones también puede ayudar a orientar la estrategia general de inversión de una organización.

 

A la hora de replantearse una estrategia de salud y bienestar de los empleados en el lugar de trabajo, las ofertas actuales de PAE pueden ser puntos de partida útiles para la acción, pero es poco probable que sean la solución completa.


Mejorar la salud de los trabajadores en todo el mundo puede generar billones de dólares de valor económico

 

nvertir en la salud y el bienestar de los empleados tiene sentido desde el punto de vista empresarial. Estimamos que la oportunidad global total de optimizar la salud y el bienestar de los empleados es de entre 3,7 y 11,7 billones de dólares, lo que equivale a aumentar el PIB mundial entre un 4% y un 12%. En conjunto, las economías de renta alta y media representan el 95% de esta oportunidad total (gráfico).

aipsn2806-4

Aunque puede que no sea factible a corto plazo conseguir que todos los empleados de todo el mundo alcancen un bienestar óptimo, capturar tan sólo el 10% de la oportunidad total podría generar hasta 1,17 billones de dólares de valor anual y aumentar el PIB mundial en más de 1%.


Además de contribuir a aumentar la productividad en el trabajo, nuestros cálculos indican que invertir en la salud y el bienestar de los empleados supone una oportunidad positiva para atraer y retener el talento. Como se señala en la investigación de McKinsey, los empleados que se enfrentan a problemas de salud mental y bienestar tienen cuatro veces más probabilidades que los demás de querer abandonar sus organizaciones.


Una mejor salud está relacionada con una mayor productividad en todos los países y lugares de trabajo, así como con la participación laboral a todas las edades. Cada aumento de 1-3% en la participación de la población activa mundial supone entre 1400 y 4200 millones de dólares más, lo que beneficia a los empleados, a su salud, a las sociedades en las que viven y a las finanzas públicas.

 

Para aprovechar plenamente estos beneficios económicos, las empresas deben dejar de centrarse exclusivamente en la protección contra los riesgos y las enfermedades incidentales y ayudar a los empleados a alcanzar un estado de salud más óptimo. Esto es especialmente importante si se tiene en cuenta que los empleados se mueven a lo largo de un continuo de salud con el tiempo y pueden recurrir a diferentes recursos en el lugar de trabajo a lo largo de su empleo en una empresa. En última instancia, centrarse en la mejora de la salud podría conducir a un círculo virtuoso de cambio positivo, ya que los empleados adquieren conocimientos sobre la salud y las empresas, a su vez, responden a las preocupaciones de salud de los empleados.


Para aprovechar plenamente los beneficios económicos de la buena salud, las empresas deben dejar de centrarse exclusivamente en la protección contra los riesgos y las enfermedades incidentales y ayudar a los empleados a alcanzar un estado de salud más óptimo.


Actuar ahora también reduce el riesgo futuro para la marca y la empresa. En Australia, una demanda judicial dio lugar a una multa para una organización que toleraba una cultura tóxica en el lugar de trabajo. Recientemente, la Unión Europea adoptó las Normas europeas para la elaboración de informes de sostenibilidad, que obligan por ley a las organizaciones a informar sobre las condiciones de trabajo, como la jornada laboral, el diálogo social y el equilibrio entre vida laboral y personal. A medida que los empleados desarrollan estándares más estrictos sobre lo que es tolerable en el lugar de trabajo, es posible que se produzcan más resistencias y litigios.


Además, inversores como los gestores de activos, las sociedades de capital inversión y los inversores de capital riesgo tienen cada vez más en cuenta consideraciones ambientales, sociales y de gobernanza (ESG) en sus decisiones de inversión. Se guían por las calificaciones ESG publicadas por diversas agencias y por los estándares emitidos por el Consejo Internacional de Normas de Sostenibilidad.

 

Mejorar la salud y el bienestar de los trabajadores no solo compete a las empresas


Hemos destacado ejemplos prácticos de cómo las empresas pueden desempeñar un papel en el cambio de las normas y catalizar la innovación en torno a la salud y el bienestar de los empleados. Sin embargo, las empresas solas no pueden completar esta tarea. Los empleados, responsables políticos y gobiernos locales tendrán que ayudar.


Los empleados pueden desempeñar un papel en su propia salud aprovechando los recursos existentes en el lugar de trabajo y ayudando a cultivar una comunidad y una cultura de prácticas saludables entre sus compañeros. Pueden dar a conocer sus necesidades a los empleadores, como medio de garantizar la rendición de cuentas de los líderes para que respondan a las necesidades y aspiraciones de salud de sus plantillas. Esto puede incluir prestaciones como el permiso parental retribuido y el apoyo a los cuidadores, cuyo objetivo es ayudar a los empleados a equilibrar las responsabilidades laborales y familiares al tiempo que atienden a su propia salud y bienestar generales.


Los responsables políticos y de la toma de decisiones pueden considerar diversas formas de proteger y promover la salud de los empleados. Entre las posibilidades cabe citar la imposición de límites máximos al número total de horas de trabajo, la cobertura sanitaria a cargo de las empresas y el acceso de los empleados a terapia y otros recursos psicológicos. La mejora de los estándares y la transparencia podría permitir a los empleados tomar decisiones informadas sobre su empleo, al tiempo que permitiría a los responsables políticos auditar los avances a mayor escala.


Mediante la inversión en salud pública (como financiación y subvenciones), los responsables políticos pueden animar y capacitar a las empresas para que se tomen en serio la salud de los empleados y profesionalicen la forma en que realizan el seguimiento del impacto de sus iniciativas en la salud y el bienestar de los empleados. Por último, los responsables políticos y de la toma de decisiones pueden predicar con el ejemplo, actuando para promover la salud de sus propios empleados. Esto puede hacerse en colaboración con empresas del sector privado y del sector público, como las que desempeñan un papel fundamental en la educación de las personas en materia de salud: sistemas escolares, sistemas sanitarios y programas comunitarios, hasta el nivel municipal.

 

Los gobiernos municipales pueden desempeñar un papel importante en la consecución de resultados sanitarios positivos. Dado que la mayoría de las grandes empresas se concentran en las ciudades, existe una oportunidad única para que las empresas y los empleados se unan para establecer aspiraciones más amplias en materia de salud e identificar intervenciones específicas para llevarlas a cabo conjuntamente.


El empleo puede tener y tiene un profundo impacto en la salud, tanto positivo como negativo. Adaptar el modo y el lugar de trabajo a la salud de los trabajadores podría hacer que miles de millones de empleados y sus familias en todo el mundo tuvieran una vida más larga y de mayor calidad, beneficiando al mismo tiempo a sus empleadores y a las sociedades en las que viven.



Fuente:
Weforum

AIPSN está presta a brindar asesoría y acompañamiento en este tema.

Algunos de nuestros clientes
NUESTROS SECTORES EMPRESARIALES
Médicos, Ferreteros, Ganadero, Medical service, Dictámenes periciales, Asesoría y auditoría en transacciones internacionales.

© Asesoría integral para su negocio 2014 - 2023 | Todos los derechos reservados | Circular 34 A # 39B - 147 Of. 101 |  Sector Laurles |  Teléfono: 604 448 2057 - 310 507 5121 | Correo electrónico: gerencia@aipsn.com | Servicios: Contadores públicos, revisoría fiscal, auditoría, NIIF, IFRS | Medellín - Colombia - Sur América | Diseño y desarrollo: Artedinamico.net

Titulo..

Mensaje..

×