Comunícate con nosotros
Comunícate con nosotros
Declaración de Renta Personas Naturales
Actualidad
Hablemos del interés compuesto, PIAS y SIALP

Hablemos del interés compuesto, PIAS y SIALP

El concepto 


El tipo de interés es un porcentaje aplicado al pago por el dinero en un periodo temporal determinado. Sería el precio del dinero.

Según el diccionario de la RAE, si hablamos del interés compuesto hacemos referencia al “interés de un capital al que se van acumulando sus réditos para que produzcan otros”, con lo cual los intereses se suman al capital para producir nuevos intereses, teniendo un carácter multiplicador. También podemos afirmar que la capitalización compuesta incluye intereses productivos.

 

Características, diferencias y un ejemplo

 

 

La fórmula de cálculo es Capital final = C0 x ((1+Ti) ^t), en la cual:

 

CO = capital inicial

 

Ti = Tasa de interés anual

 

t = tiempo de la inversión (^ = elevado a)

 

Con este tipo de interés, calcularemos el capital final de cada tiempo del periodo de inversión (años en nuestro ejemplo), pero podemos estimar aproximadamente en cuantos años doblaremos el capital inicial con la “regla del 72”:  72 / interés = años necesarios.

 

Según nuestro ejemplo, con un capital inicial de 10.000€ y un interés del 10%:

 

72 / 10 = 7’2 con lo cual, necesitaremos aproximadamente 7 años para tener 20.000€.

 

Evidentemente este sencillo cálculo orientativo no tiene en consideración factores como los impuestos, comisiones de gestión o la inflación, por ejemplo.

 

Os recomendamos también el uso de la tasa geométrica de rentabilidad, especialmente útil para medir la rentabilidad media de las operaciones financieras en las que las revalorizaciones o desvalorizaciones son acumulativas. Su fórmula es la siguiente: (1 + TGR)^n = (1+r1) x (1+r2) x(1+r3) x(1+r4) ……. x (1+rn).

 

Pongamos un ejemplo:

 

Hace 4 años, colocamos 10.000€ en un fondo de inversión. En estos años, las revalorizaciones anuales han sido +20%, +15%, +10% y -25%, con lo cual:

 

(1+TGR) ^4 = (1+0,2) x (1+0,15) x (1+0,1) x (1-0,25)

 

TGR = 3’29%

 

Productos financieros con interés compuesto: PIAS Y SIALP

 

El interés compuesto es adecuado si queremos tener una cuenta de ahorro a largo plazo y también para un producto financiero que requiera aportaciones mensuales para, con los años, lograr un montante interesante.

 

Puede aplicarse a varios productos financieros e inversiones, como fondos de inversión, seguro individual de ahorro a largo plazo (SIALP), planes individuales de ahorro sistemático (PIAS) y planes de pensiones, entre otros.

 

Algunos expertos consideran los PIAS como el mejor producto actual de ahorro/inversión del mercado. Los planes individuales de ahorro sistemático son un producto de seguros que se contrata mediante un seguro de vida-ahorro, orientado a acumular un ahorro a largo plazo a través de aportaciones periódicas o extraordinarias, y que genera un capital que puede servir como complemento a la pensión pública de jubilación. Este producto se puede rescatar en cualquier momento o se puede constituir en una renta vitalicia. Las inversiones realizadas en un PIAS suelen estar sujetas a algunos beneficios fiscales.

 

Si hablamos de las aportaciones, no desgravan anualmente pero cuando se cobra la prestación como renta vitalicia garantizada, tanto aportaciones como plusvalías están prácticamente exentas de impuestos.

 

Algunas de las características de las PIAS son:

  • Flexibilidad: Se puede ir cambiando la estrategia de ahorro, según la edad que vayamos teniendo, combinando de forma distinta su renta fija y variable según el caso, combinando activos según su riesgo y las necesidades de inversión particular.
  • Límites: un máximo de aportación de 8.000€ anuales y un total de 240.000€. También existe la opción de interrumpir las aportaciones por un tiempo.
  • Prima: puede ser única o periódica, y sin impacto fiscal hasta que no se rescate la operación.
  • Rescate: puede ser total o parcial, y en cualquier momento. Sus intereses se tipifican como rendimiento del capital mobiliario, sujeto a retención a cuenta del IRPF. Es importante destacar que, si el contrato tiene una antigüedad superior a los 10 años, se puede constituir una renta vitalicia, con algunas ventajas fiscales destacadas.
  • Un PIAS garantizado ofrecerá un tipo de interés fijo anual o plurianual con la garantía de la aseguradora.

En el caso de los seguros individuales de ahorro a largo plazo (SIALP), los clientes tienen la seguridad de contar con un tipo de interés cierto durante todo el periodo de su inversión. Tal como indica la normativa, las aportaciones máximas anuales son de 5.000 euros. En cuanto a su rescate, puede hacerse en cualquier momento, pero de manera total, no parcial.

 

Resulta muy interesante que, si el rescate se produce pasados 5 años, el asegurado deja exentos de tributación los rendimientos hasta la fecha del rescate. Por otro lado, este producto tiene una cobertura de seguro de vida ya que, si el asegurado fallece antes del vencimiento, los beneficiarios designados percibirán el 101,5% de las aportaciones realizadas.

 

En todo caso, un SIALP ofrece al cliente conocer el resultado final de la inversión previamente con una atractiva fiscalidad. Si os seduce más la idea de trabajar con un depósito bancario, en lugar de con un seguro, existe un producto equivalente: las cuentas individuales de ahorro a largo plazo o CIALP.



Fuente:
empresaacutual.com

AIPSN está presta a brindar asesoría y acompañamiento en este tema.

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Algunos de nuestros clientes
NUESTROS SECTORES EMPRESARIALES
Médicos, Ferreteros, Ganadero, Medical service, Dictámenes periciales, Asesoría y auditoría en transacciones internacionales.

© Asesoría integral para su negocio 2014 - 2020 / Todos los derechos reservados / Teléfono: (574) 448 20 57 / Correo electrónico: gerencia@carlosmariocorrea.com / Servicios: Contadores públicos, revisoría fiscal, auditoría, NIIF, IFRS / Medellín - Colombia - Sur América / Diseño y desarrollo: Artedinamico.net

Titulo..

Mensaje..

×